Es la parte de la odontología encargada del tratamiento de los niños. No debemos olvidarnos de que nuestros hijos están en constante cambio y desde la salida de los primeros dientes de leche debemos preocuparnos por su salud.

Nos encargaremos de explorar y tratar a sus hijos, detectando posibles patologías así como posibles anomalías en la posición de los maxilares o dientes las cuales requieran tratamiento de ortodoncia.

El mejor tratamiento siempre es el preventivo (técnicas de higiene, fluoración, selladores de fisuras…), pero no debemos olvidarnos que los dientes temporales deberán ser tratados si lo necesitan mediante tratamientos conservadores, ya que los problemas que sufran estas piezas de leche podrían afectar a las piezas definitivas.