La sonrisa es uno de los factores estéticos más importantes y más característicos de cada paciente. Una sonrisa bonita y atractiva aporta seguridad y bienestar.

Los procedimientos de estética dental requieren a menudo una planificación minuciosa en la que deben valorarse multitud de parámetros y han de aplicarse conocimientos de periodoncia, operatoria dental, prótesis, ortodoncia…

En la mayoría de las ocasiones no es suficiente con cubrir el diente con un material de color adecuado, sino que entran en juego los pequeños detalles de la fisiología del diente tales como la traslucidez, la microgeografía superficial, la fluorescencia dentinaria, la intensidad, el tono, el pulido u otros.

Para obtener buenos resultados es preciso dedicar mucho tiempo a imitar dientes con técnicas multicapas o bien con técnica estratificada hasta en los menores detalles, a fin de dominar los múltiples materiales que existen en la actualidad.

Para conseguir un resultado óptimo resulta imprescindible un estudio minucioso de cada caso, debiendo realizarse cada tratamiento de acuerdo a los criterios clínicos y los deseos de cada paciente.