Es el tratamiento destinado a eliminar el tejido pulpar enfermo (“nervio”) del diente.

Consiste en limpiar y desinfectar los conductos y prepararlos dándoles una forma específica para que luego puedan ser herméticamente cerrados con un material especial (gutapercha).

Todo el tratamiento es un proceso de complejo, minucioso y de gran precisión.

Hemos habilitado uno de los gabinetes de nuestro centro para tratamientos específicos de endodoncia en el que disponemos de los últimos avances tecnológicos buscando la excelencia del tratamiento:

Visión Magnificada. Lentes de aumento con luz axial y las cámaras intraorales.

Radiovisiógrafia. Permite, realizar radiografías instantáneas para controlar el proceso, aportando un grado de radiación mucho menor que la radiología convencional.

Instrumentos rotatorios de NITI. Permiten tratar cada conducto sin alterar su anatomía original, minimizando las complicaciones y haciendo que nuestros irrigantes lleguen al ápice (final) de la raíz.

Localizador electrónico de ápice. Detecta exactamente el punto en el que se acaba la raíz, que en la mayoría de los casos no coincide con la localización radiológica.

Motores programados. Proporcionan movimientos específicos a torques predeterminados.

Sellado termoplásticos. Obtienen un sellado tridimensional del conducto.

El esfuerzo que representa este despliegue de medios busca conseguir los mayores porcentajes de éxito en los tratamientos de endodoncia, así como la máxima comodidad para el paciente durante y después del tratamiento. La función de este tratamiento es evitar la extracción de la pieza afectada y hacer que esta siga cumpliendo sus funciones. Está indicado cuando la pulpa esté afectada de forma irreversible por caries profunda o traumatismos. En estos casos el diente se puede volver sensible al frío, al calor, a la masticación etc…. El dolor puede ser constante o intermitente, e incluso puede verse afectado sin el más mínimo dolor, siendo frecuente la aparición de flemones o cambios de color.

Asimismo, la endodoncia está aconsejada tanto en dientes que requieran ser restaurados con coronas o puentes, como en dientes que presenten lesiones periodontales.

¿Es doloroso?

Se realiza bajo el efecto de anestésicos locales. Una vez finalizada la endodoncia puede existir cierta molestia durante unos días debido a la irritación del tejido periodontal que rodea la raíz. En estos casos se requerirá una medicación adecuada.