Las causas que provocan la alteración del color en los dientes son variadas así que no todas responderán de igual forma al blanqueamiento, y por lo tanto es condición indispensable personalizar la técnica en cada paciente ya que si lo hacemos de una manera estándar, (blanqueamientos comerciales) no obtendremos los mejores resultados.

Tipos de manchas

  • Extrínsecas: Debidas a agentes externos en contacto frecuente con la superficie dental como el tabaco, café, té, colutorios, zumos vegetales…
  • Intrínsecas: Cuando la estructura del diente es alterada por algún agente que cause la aparición de la mancha: traumatismos, enfermedades sistémicas, tetraciclinas, materiales de restauración etc….

Tipos de Blanqueamiento

  • Clínico: Se realiza en la consulta aplicando sobre la superficie a blanquear agentes inductores del blanqueamiento, activándolos con luz intensa para mejorar el resultado. El tratamiento suele durar aproximadamente 30 minutos pero será variable dependiendo de cada paciente y de los resultados obtenidos.
  • Ambulatorio: Se realiza en casa durante la noche, para su aplicación se hace necesaria la confección de unos moldes llamados férulas termoplásticas en los cuales colocaremos un gel blanqueador. Puede usarse como complemento al tratamiento clínico en los casos más graves. No causa alteraciones del sueño ya que existe una perfecta adaptación entre el modelo y los dientes evitando así la movilidad de los moldes o la ingesta de gel. Las sesiones variaran de 7 a 15 dependiendo del paciente, debiendo guardarse los moldes para nuevos tratamientos o mantenimientos si fuese necesario.
  • Interno: Exclusivo para dientes endodonciados, consiste en la aplicación de la sustancia blanqueadora dentro de la cámara pulpar. Este sólo puede realizarse en clínica y las sesiones variaran en función de la evolución del caso.

Conductas a seguir antes de someterse a un blanqueamiento

Restaurar todas las caries y problemas periodontales que puedan existir, ya que estos problemas podrían agravarse con el contacto de las sustancias blanqueadoras. Realizar una higiene profesional minuciosa antes de empezar con el mismo y mantenerla en casa con un cepillado correcto, acompañado del uso de la seda y los cepillos interdentales.

Utilizar las pastas y los colutorios recomendados por el profesional para evitar la sensibilidad que ocasionan este tipo de tratamientos. Esta sensibilidad es generalmente transitoria y desaparece al poco tiempo de finalizar el tratamiento. Evitar en todo lo posible hábitos que acorten la vida del tratamiento: tabaco, café, vino, colorante…

Preguntas frecuentes

  • ¿Se blanquean los empastes antiguos a la vez que los dientes?. No, ya que el blanqueador sólo actúa sobre tejidos dentarios y no sobre las reconstrucciones de resina pudiendo ser necesario remplazar las obturaciones de los dientes anteriores posteriormente.
  • ¿Cuándo puedo hacerme el blanqueamiento?. A cualquier edad siempre y cuando se haya completado la erupción de todos los dientes y las encías estén en perfectas condiciones.
  • ¿Se blanquean los dientes con bicarbonato o limón?. No, siendo además perjudicial para la integridad del diente, causando daños irreversibles en el esmalte.
  • ¿Debilita los dientes el blanqueamiento?. En absoluto, no ejerce sobre el diente ningún fenómeno nocivo si es aplicado correctamente.
  • ¿Los dentífricos blanqueadores blanquean?. En el mercado hay una gran cantidad de pastas destinadas a este fin pero generalmente presentan una cantidad de sustancias abrasivas, las cuales solo retiran parcialmente las manchas externas y parte del tejido dental.